Historias que no tienen final

martes, 22 de marzo de 2011

INTERRAIL III - "Zurich" + 8 horas de tren

Sí, "Zurich" entrecomillado porque realmente no lo cuento como ciudad visitada ya que fue un mero transbordo antes de alcanzar la primera gran capital europea visitada: Viena.
2 horas de tren + 40 minutos en Zurich + 8 horas de tren = Locura + Llegada a Viena.
¿Qué se puede hacer 40 minutos en Zurich? Tonterías... muchas tonterías. Aquí os dejo una de ellas:


video

Tras esta pequeña escala nos aguardaba un viaje de 8 horas en tren, con el cansancio acumulado de los viajes anteriores y del turismo por Basilea. Parecía que iba a ser un viaje tranquilito, incluso lo afrontábamos con valentía... pero todo se torció al final cuando nuestro compartimento se convirtió en una Erasmus Party en toda regla: gente gritando, bailando, subiéndose al lugar de las maletas, mandando callar a las personas que nos mandaban callar... una puta locura.


video

lunes, 14 de marzo de 2011

INTERRAIL II – Basilea

Lo cierto es que ir a Basilea era sólo por motivos económicos a la hora de seleccionar los trenes, pero fue divertido pasar una tarde creyendo que podríamos cruzarnos con Roger Federer en su ciudad Natal. Tan sólo una tarde con un cielo gris y niebla para aumentar la expectación de la ciudad.
Al tratarse de tan poco tiempo no nos interesamos en la ciudad y no buscamos información ni ningún Tour express pero fue muy divertido visitar el centro de la ciudad y los hermosos puentes que unen sus dos partes. De rebote entramos a un museo de historia natural con figuras de dinosaurios.


¿Recomiendo Basilea como destino de un viaje? No.
Se encuentra fuera de la unión europea y, aunque se puede pagar con euros, siempre te darán el cambio en francos suizos y saldrás perdiendo. Además es demasiado cara y no hay demasiadas cosas para ver. ¿Una ciudad bonita? Sí, por descontado, pero no creo que vuelva.

domingo, 13 de marzo de 2011

INTERRAIL I - El placer de viajar


La mejor forma de romper una rutina (aunque ésta sea un placer) es viajar y, esta vez, el viaje fue muy repentino y muy grande. Al principio lo tratamos como el típico plan que no va a ningún lado pero esta vez las cosas cambiaron, porque ahora no estamos en España y tenemos que aprovecharlo.
En mi vida he hecho 3 viajes pero en dos de ellos era muy pequeño y apenas los recuerdo, en el otro no era consciente de que esataba viajando. Este ha sido mi primer viaje del que soy consiente de estar haciéndolo.
El viaje fueron 11 días, un billete de tren y seis ciudades a nuestros pies: Basilea, Zurich, Viena, Budapest, Praga y Berlín. Europa ya no tiene fronteras.
Nueve amigos, risas y muchas ganas de estar juntos… ¿alguien da más? Cargad el petate y bienvenidos a las 9 entradas sobre el interrail.